Lo más reciente >>>

La verdad sobre el 25 de Abril y la Batalla de Almansa

Estimated reading time:5 minutes, 4 seconds

Ni «diada valenciana», ni «guerra de Castilla contra los països catalans», ni zarandajas parecidas ideadas por la imaginería pancatalanista. Nada que celebrar, pues, tenemos los valencianos el 25 de abril. Y menos en el contexto en el que el catalanismo quiere hacerlo.

Sí supuso empero la Batalla de Almansa importantes cambios a nivel político y administrativo para el Reino de Valencia: la homogeneización legislativa y la imposición de una administración de carácter centralizado (mismas leyes, usos, costumbres y tribunales) en todos los territorios de la Monarquía, lo que implicó la pérdida efectiva de fueros, privilegios, prácticas y costumbres propias del Reino e imponiendo una nueva organización político- administrativa basada en la de Castilla, e implantando el castellano como lengua de la administración.

Antecedentes de la Batalla de Almansa

El matrimonio entre Carlos II y Mariana de Neoburgo no estaba demasiado «bien avenido»: el rey tenía una salud muy precaria, y la reina ejercía de facto el poder real e imponía su criterio ante el escaso brío de Carlos II.

Entre ellos pactaron un heredero al trono emparentado con ambos (sobrino nieto de Carlos II y sobrino directo de Mariana) que relevaría al Habsburgo a su muerte: el infante José Fernando de Baviera, pero éste falleció a los 7 años, en 1699.

Ante este hecho, Carlos II de Habsburgo dejó designado heredero de todos los reinos, estados y señoríos de la Monarquía Hispánica a su sobrino-nieto Felipe de Anjou, nieto a la vez del rey francés Luis XIV y de la hermana mayor del propio Carlos II, la infanta María Teresa de Austria. La esposa de Carlos II, la reina Mariana de Neoburgo, por su parte, decidió no secundar el designio de su esposo y apoyar al archiduque Carlos de Austria, sobrino de Mariana e hijo del emperador de Austria Leopoldo I.

Y aquí comienza el conflicto, que duró doce años (1701 – 1713).

La Batalla de Almansa

La batalla de Almansa debe ser contextualizada en el conflicto internacional de la Guerra de Sucesión Española, el 25 de abril del año 1707 en Almansa, población castellana en el límite territorial entre Valencia, Alicante y Murcia.

En el enfrentamiento, las tropas de Felipe de Anjou, Borbón francés nieto del rey Luis XIV de Francia, vencieron a las del archiduque Carlos de Austria, en su pugna por suceder en el trono español al Habsburgo Carlos II de Austria.

La batalla no fue decisiva para el fin de la guerra, que aún tardaría 6 años más en terminar, pero como consecuencia de esta batalla, el Reino de Valencia fue ocupado por las tropas borbónicas (con mucha resistencia austracista), y, como ya sabemos, los fueros quedaron abolidos, junto con los de Aragón, tras la publicación de los Decretos de Nueva Planta.

Batalla de Almansa 25 abril el faro de valencia

Maulets y botiflers

No se trató de una división territorial como desde el pancatalanismo se trata de vender (castellanos botiflers y valencianos o catalanes maulets), sino más bien de una división por estratos sociales: campesinos, bajo clero, los gremios urbanos y una parte de la pequeña nobleza se decantaron generalmente por el bando austracista -Maulets- y, en contraposición, los campesinos de realengo, el alto clero y la nobleza se predispusieron hacia el bando borbónico -Botiflers-. No todos los valencianos, aragoneses o catalanes eran, por tanto, maulets. Es más: es precisamente en Cataluña, dentro del ámbito de los territorios de la Corona de Aragón, donde el bando borbónico encontró mayores y mejores apoyos, aunque desde el pancatalanismo se propague actualmente la asociación del sentimiento «maulet» con la catalanidad más pura. Más falacias del catalanismo al descubierto.

Consecuencias reales de la victoria borbónica y el Decreto de Nueva Planta

El Decreto de Nueva Planta no implicó disolución del Reino de Valencia: éste permanece como entidad política y administrativa, aunque le fueran impuestas las leyes de Castilla.

Desaparecieron las leyes forales y les Corts Valencianes, y el castellano pasó a ser idioma de la administración.

No es cierto que se prohibiera el valenciano, ni como lengua de uso habitual de sus hablantes, ni como lengua de cultura para la literatura, la poesía, el teatro o la traducción.

No existió sustitución de la denominación territorial histórica ni de la Real Senyera como bandera propia.

Ni nación independiente, ni països de nada

Valencia ya era parte de España, como territorio de la Corona de Aragón que era, desde que en 1238 Jaume I lo incorpora a su Corona. Una Corona, la de Aragón, que se une políticamente a Castilla en 1479 con la unión matrimonial de los Reyes Católicos y sus reinos, Aragón y Castilla, en régimen de unificación bisinodial, y sentando el concepto actual de España.

Un cambio de modelo de gestión de los territorios administrados

NI disolución de los «països catalans» ni nada parecido. La victoria borbónica supuso el fin de la Monarquía Hispánica, un régimen polisinodial o forma descentralizada de gobierno por la cual se mantenían y respetaban las propias estructuras institucionales y ordenamientos jurídicos, diferentes y particulares de cada territorio, y que se hallaban gobernados por igual por el mismo soberano, el monarca español, a través de un régimen de Consejos.

Este fin del régimen polisinodial que suponía la Monarquía Hispánica implicó la instauración de un nuevo régimen unificador o centralizador: mismo ordenamiento jurídico bajo una única estructura institucional.

la deslabazación o desvalencianización del Reino de Valencia no es consecuencia última o directa pues del Decret de Nova Planta, sino, como sostiene el catedrático de historia Federico Martínez Roda, de la división provincial de 1833, tal y como se puede leer en un artículo publicado por El Faro de Valencia.

0

No Comments

Deja una respuesta

https://eactivate.com/

Encuestas

¿Necesitamos los valencianos un partido político propio para defender de verdad nuestros intereses?

  • Me da igual la política. (0%, 0 Votos)
  • Ya tenemos a Compromís. (2%, 2 Votos)
  • Los partidos nacionales ya nos representan. (5%, 6 Votos)
  • Sí, pero uno grande y bien dirigido. (85%, 105 Votos)
  • Más partidos no, gracias. (8%, 10 Votos)

Votantes totales: 119

Cargando ... Cargando ...

El Faro en Facebook

Peris y Soler Seguros Silla y Picassent
A %d blogueros les gusta esto: