Lo más reciente >>>

¿Sabías que el Palmeral de Elche es el más grande Europa y uno de los mayores del mundo?

Estimated reading time:4 minutes, 11 seconds

Claro que lo sabes. Cuando un valenciano oye «palmeral» intuye que la tercera ciudad por número de habitantes del territorio valenciano: Elche -Elig en valenciano- tiene algo muy grande. El Palmeral de Elche se ubica en el segundo núcleo poblacional de la provincia de Alicante. Elche es historia, cultura -otro día hablaremos del Misteri d’Elig-, y uno de los núcleos económicos e industriales más potentes del Reino de Valencia.

Palmeral de Elche

Panorámica del Palmeral de Elche

El palmeral de Elche, 13 siglos de historia

El palmeral de Elche – Elig es de origen musulmán (siglo VIII),  se estima que en 1265, momento de la historia en el que Jaume I recupera Elche para la cristiandad, la ciudad tenía más de 500.000 palmeras, aunque hoy en día es algo más modesto: algo más de 200.000 palmeras, lo que no ensombrece el hecho magnífico de que solamente sea superado en cantidad de palmeras y extensión por apenas un par de palmerales africanos.

El principal tipo de palmera que forma el palmeral de Elche es la llamada Phoenix dactyliferaque, traída a Iberia por los musulmanes cuando ocuparon el Reino de Valencia. Posteriormente los árabes siguieron la misma táctica de protección y aumentaron la plantación. De hecho, con el príncipe omeya Abderramán I se construyó la gran red de acequias que irrigaban el palmeral.

El propio Jaume I dictó en su momento leyes para proteger el palmeral, y desde entonces no se ha dejado de vigilar y cuidar nunca: el conquistador aragonés evitó que el palmeral de Elche fuero arrasado, por ser asociadas las palmeras como elemento identificativo de la cultura islámica.

Partes del Palmeral de Elche

El palmeral de Elche se divide en parcelas o huertos, cuya suma compone esta impresionante extensión de más de 200.000 palmeras y más de 5 millones de metros cuadrados que evoca a un oasis.

Los conjuntos o huertos más conocidos e importantes del Palmeral de Elche son: el Parque Municipal, el Huerto de Abajo, el Huerto del Cura y el Huerto del Chocolatero. De entre todos ellos, los mejores y más antiguos ejemplares de palmera se hallan en el llamado Huerto del Cura, dentro del gran Palmeral. El nombre del Huerto del Cura procede del sacerdote que era su propietario en 1918.

Palmeral de Elche

En la actualidad, el Palmeral de Elche posee una función más de tipo paisajístico y cultural que puramente agrícola. La función agrícola del Palmeral es encuadra en la producción de la palma blanca para el Domingo de Ramos, la cual es muy apreciada en toda España e incluso es exportada al extranjero, y en la cosecha del dátil para el mercado local y regional.

El Palmeral de Elche es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

En el año 2000, el Palmeral de Elche fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. No es para menos esta auténtica maravilla de 13 siglos, por la cual han pasado generaciones y generaciones de ilicitanos que no podrían concebir su existencia colectiva sin la presencia de este privilegiado y fértil «trocito de paraíso» en tierra valenciana, este paisaje urbano único en Europa.

Testimonios de personajes célebres que admiraron el Palmeral de Elche

«Nos acercábamos a Elche, ya se distinguía su valle rebosante de frutos y su inmenso palmeral, el mayor y más hermoso de Europa, el más paradisíaco de toda España». Viaje por España, Hans Christian Andersen (1862).

«No hay en Al-Andalus dátiles tan buenos como en Elche». Ibn Al-Yasa.

«Yo he pasado por esta ciudad (…) y decían que ella se parece a la ciudad del Profeta, sobre él sea la paz». Al Mugrib fi hula l-magrib, Ibn Said (1240).

Palmeral de Elche

«¡Oh palma! Tú eres, como yo, extranjera en occidente, alejada de tu patria». Abderramán I (aprox. 760).

«Alrededor de la villa, por los huertos y campos, hay más palmas que en toda España: que allende de dar con su postura gracia y hermosura a la tierra, dan de los dátiles más de tres mil ducados en cada un año, porque son muchos y muy buenos. Pues de palmas curadas blancas provehen toda la tierra; especialmente, vi una carta de concierto hecho entre la Iglesia de Toledo y un caballero de Elche en que la Iglesia le da setenta ducados de salario ordinario porque les envíe cada un año dos carros cargados de palmas para el Domingo de Ramos: y esto ha que dura más de trenta y cinco años». Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia, Martí de Viciana (1564).

 

Esperamos que te haya gustado este recorrido que El Faro de Valencia ha hecho por el Palmeral de Elche, una de las incontables maravillas de nuestra tierra valenciana.

No Comments

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: